Lo ultimo

LA LEY OLVIDO PATRULLAR


Si al testificar te encuentras a alguien que no se siente pecador o cree que el no está en peligro pues todos pecan igual que él, dile algo así: A menudo los conductores piensan que la ley ha olvidado patrullar la carretera y exceden el límite de velocidad, transgrediendo así la ley. Aparentemente todos saben que están haciendo mal pero piensan que no está tan mal porque los demás lo están haciendo también. Pero cuando la policía entra en la autopista con las luces rojas y azules intermitentes. El corazón del conductor se paraliza y palpita aterrorizado. Ahora el conductor no está tan seguro que otros conductores también estaban conduciendo a exceso de velocidad. Él sabe que es personalmente tan culpable como cualquier otro, y tan solo pensar que sea él a quien atrapen lo pone nervioso. De pronto, su mera transgresión de exceso de velocidad ya no parece tan insignificante, ahora su delito se ha agrandado por la presencia de la ley. 

Aplicación: Así les pasa a muchos, piensan que como la mayoría lo hace, el delito no es tan grave, y dicen: ¿Quién no ha mentido, robado, tenido un pequeño desliz? Saben que están haciendo mal pero como piensan que Dios no los está viendo no ven su pecado como algo tan grave pues piensan que todos lo hacen por igual. Pero cuando la ley de Dios revela a tu corazón que eres responsable por tu propio pecado entonces debes reaccionar.