Lo ultimo

5 ILUSTRACIONES SOBRE LA VIDA




01. POR LA MANERA DE CAMINAR

- Ese hombre ha estado en el ejército, o en un colegio militar - le dije en cierta ocasión a
un amigo.

- Efectivamente; pero ¿cómo lo supo?

- Por su manera de caminar. 

Es así con los cristianos. Podemos saber si ha estado con Jesús, por su manera de andar.


02. UN HOMBRE NUEVO VISTIENDO ROPAS VIEJAS

Hace algunos años dio su testimonio en una de nuestras reuniones un hombre que había caído muy bajo, pero que había sido transformado maravillosamente por el evangelio.

El mismo decía que se desconocía. 

Decía que era un hombre nuevo en un traje viejo. Y decía la verdad.

Vi un aviso que decía más o menos así: 

"Si quiere que la gente lo respete, vista bien."

Esa es la idea que tiene el mundo acerca del respeto del mundo. ¡Qué absurdo! Un leproso puede vestir bien, pero seguirá siendo leproso. Una mera profesión no ha de transformar a un hombre. Es la nueva naturaleza de que se nos habla en 2ª Corintios, capítulo 5, versículo 17: "Si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas."


TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:



03. NUESTRA ESPERANZA

Una hermosa niña de quince años se enfermó repentinamente, quedando casi ciega y paralizada. Un día escuchó al médico de cabecera, mientras le decía a sus padres: 

-Pobre niña; por cierto que ha vivido ya sus mejores días.

- No, doctor - exclamó la enferma-, mis mejores días están todavía en el futuro. 

Son aquellos en los cuales he de contemplar al Rey en su hermosura. Esa es nuestra esperanza. No seremos aniquilados. Cristo resucitó de entre los muertos como garantía de que nosotros también resucitaremos. La resurrección es el gran antídoto contra el temor de la muerte. Nada puede reemplazarla. Las riquezas, el genio, los placeres mundanales, no nos pueden traer consuelo en la hora de nuestra muerte. 

El Cardenal Borgia exclamó al morir: 
- ¡En mi vida he preparado para todo menos para la muerte y ahora, ¡Ay de mí!, no me encuentro listo!

Comparemos estas palabras con las de uno de los primeros discípulos: "Estoy cansado. Quiero dormir. Buenas noches." Estaba seguro de despertar en una tierra mejor.

04. LA ESCALERA ERA UN SUEÑO

Un hombre soñó que había construido una escalera que iba de la tierra al cielo, y que cada vez que hacía alguna buena acción, la escalera subía un par de metros. Cuando hacía alguna cosa extraordinaria, la escalera subía aun más, y cuando daba fuertes sumas de dinero, más todavía. Después de un tiempo, ya era tan alta que no se veía la parte superior, perdida entre las nubes. El hombre creyó que cuando le llegara la muerte, subiría su escalera y entraría directamente al paraíso. Pero escuchó una voz del cielo que decía: "El que sube por otra parte, el tal es ladrón y robador." En eso se cayó escalera y todo, y se despertó. 

Vio que si quería ser salvo, debía serlo por otro camino y no por el de las buenas obras. Y entonces tomó el camino único, el Señor Jesucristo.

05. SUS OJOS FUERON ABIERTOS

Se cuenta acerca de un niño que fue a pasar el invierno en el campo, en Florida. Volvió a la ciudad muy disgustado con la vida campesina, tan aburrida. Su nuevo maestro, que era aficionado a la botánica, logró interesar mucho al alumno en el estudio de ciertas plantas tropicales, y le llevó a un invernáculo para que las viera crecer. Luego le dijo que en Florida había muchas de estas hermosas orquídeas. El muchacho le dijo sorprendido:

- Pero yo he estado en Florida, y no he visto ninguna.

- Tal vez no buscaste orquídeas, por eso no las viste. La próxima vez que vayas, no se te han de escapar.

Así acontece a menudo con la Biblia. Una persona no ve ninguna belleza en ella, pero el Espíritu Santo está dispuesto a abrir los ojos del entendimiento y a enseñarnos. Quizás algún sermón o algún libro nos revele alguna verdad, dándole una aplicación a nuestras vidas, que nunca antes ha tenido.